Thingvellir

El Parque Nacional de Thingvellir es un lugar muy especial para la historia de Islandia y también para su geografía: en él está la fisura de Silfra, donde se separan las placas tectónicas de Norteamérica y Eurasia.

El lugar más emblemático de la historia islandesa es el Parque Nacional de Thingvellir, una de las paradas más importantes del Círculo de Oro. Fue allí donde en torno al 930 d.C. se fundó el Alþingi, el primer parlamento del mundo, fue allí también donde Islandia adoptó el cristianismo en el año 1000 y fue también en Thingvellir, o þingvellir como dicen en islandés, donde nació la República de Islandia el 17 de junio de 1944.

Además, en cuanto a naturaleza se refiere, el Parque Nacional de Thingvellir es único en el mundo por sus paisajes, por la fauna y flora residente en el Lago Thingvallavatn y sobre todo, por su situación geográfica. El parque está lleno de fisuras, como Almannagjá o Silfra, producidas por la separación de las placas tectónicas de Norteamérica y Eurasia justo en este emplazamiento.

Qué ver en Thingvellir

Una de las visitas imprescindibles en Thingvellir son las fisuras provocadas por el movimiento de las placas tectónicas, que se separan una media de un centímetro anual. De esta manera, es posible caminar por la grieta Almannagjá y fascinarse con las enormes paredes naturales que parecen encerrar al visitante y marcarle el camino a seguir, o incluso hacer snorkel en la fisura de Silfra. ¿Alguna vez habíais imaginado bucear entre dos continentes?

Al atravesar Almannagjá llama la atención ver una bandera izada en mitad de un cúmulo de rocas. Es justamente ahí, en Lögberg (“la roca de la ley”), donde se alzaba el primer parlamento islandés. Pese a que a día de hoy no se conserva nada del edificio, resulta sobrecogedor visitar el lugar que ha marcado el devenir de la nación islandesa.

Más adelante, en el flanco izquierdo de Almannagjá, se encuentra Öxarárfoss, una hermosa cascada que no destaca por su altura o tamaño. Aun así, su ubicación y el contraste de su cristalino salto de agua con las numerosas rocas negras de la base hacen de ella una de las visitas imprescindibles en el Parque Nacional de Thingvellir. ¿Sabíais que según la tradición islandesa el curso del río Öxará fue modificado para abastecer de agua al Alpingi?

Por último, y continuando con la enorme importancia histórica de Thingvellir, en el parque nacional se encuentra Thingvallakirkja, la primera iglesia de Islandia… o casi. Fue la primera iglesia erigida en territorio islandés, construida por iniciativa del rey noruego Olaf II el Santo. Este, tras la cristianización de país en el año 1000, envió a Islandia materiales e incluso una campana para ayudar a la construcción de la Thingvallakirkja. Sin embargo, la que podemos visitar hoy fue construida en el año 1859, ya que la anterior no resistió al paso del tiempo.  

Thingvellir, escenario de Juego de Tronos

Existe un gran número de películas y series rodadas en Islandia, y Juego de Tronos es una de las más destacadas. La serie de HBO, en su afán por encontrar los paisajes más espectaculares, decidió contar con el Parque Nacional de Thingvellir como escenario para su Juego de Tronos en su cuarta temporada.

De esta manera, todos los fans de los Siete Reinos podrán reconocer en Thingvellir el sendero por el que Arya caminaba junto a El Perro, Sandor Clegane, durante su viaje hacia el Valle de Arryn.

Exhibición interactiva

El centro de visitantes del Parque Nacional de Thingvellir alberga en su interior una exhibición permanente de pago. En ella, todos los visitantes pueden adentrarse en la historia de Thingvellir y descubrir cómo se originó el primer Parlamento de Islandia allá por el siglo X. Además, la exhibición permite comprender de forma interactiva cómo es la geografía de Thingvellir, por qué se separan las placas tectónicas o qué animales viven a orillas del Lago Thingvallavatn.

¿Cómo llegar a Thingvellir?

El Parque Nacional de Thingvellir se encuentra a menos de 50 kilómetros del centro de Reikiavik, a 60 kilómetros de Geysir y a 70 kilómetros de Gullfoss.

Una de las opciones más cómodas de llegar a Thingvellir es contratando una excursión organizada. Si lo preferís, también podéis alquilar un coche y, tras salir de Reikiavik por la Ring Road, conducir por la carretera 36 durante unos 50 minutos hasta llegar a uno de sus múltiples aparcamientos.

Si optáis por visitar el Parque Nacional de Thingvellir en una excursión en grupo, podéis reservarla de forma anticipada en nuestra página web:

Horario

Centro de visitantes

Abierto todos los días: de 9:00 a 18:00 horas.

Precio

Exhibición en el centro de visitantes

Adultos: 1000 ISK.
Menores de 18 años y personas con discapacidad: Gratis.
Estudiantes acreditados y mayores de 67 años: 500 ISK.
Grupos (más de 10 personas): 800 ISK.

Ruta del Círculo de Oro 6890 kr