Skógafoss

El impresionante salto de agua de Skógafoss, de más de 60 metros, hace de ella una de las atracciones más populares de Islandia e, incluso, ha cautivado a los productores de la serie Vikingos.

En el tramo final del río Skógá se encuentra Skógafoss, probablemente la cascada más famosa de Islandia y una de las más hermosas, ya que de ella se llega a decir que es la “catarata perfecta”.

Skógafoss tiene 62 metros de altura y casi 30 de anchura. Se ubica en un paraje impresionante: el agua cae sobre un lecho de piedras negras que contrastan con el verde esmeralda de las laderas que rodean la catarata. Este contraste es completamente distinto en invierno, cuando la nieve cubre todo de un maravilloso manto blanco.

La cascada de Skógafoss puede admirarse tanto desde abajo, donde la cortina de agua forma un espectacular arcoíris en los días soleados, como desde la parte más alta. Todos aquellos que se animen a subir los más de 400 escalones podrán disfrutar de unas espectaculares vistas de la costa sur de Islandia y observar perfectamente desde un balcón metálico cómo el agua cae con furia y sin cesar por la catarata de Skógafoss.

La leyenda de Skógafoss

Una leyenda muy popular en la costa de sur de Islandia afirma que, tras la enorme cortina de agua de Skógafoss, se encuentra un preciado tesoro. Según esta historia, este fue ocultado tras la cascada hace muchos siglos por el vikingo Þrasi Þórólfsson.

Skógafoss en Vikingos

Dentro de las muchas películas y series rodadas en Islandia, Vikingos es una de las más destacadas. Además de otros lugares tan especiales de la isla como Reynisdrangar, la playa negra de Vík, Skógafoss es una de las localizaciones más reconocibles de la serie del canal Historia.

Curiosamente, al igual que les sucede a los turistas que la visitan, la cascada de Skógafoss aparece en la serie de Vikingos para dejar boquiabierto a Floki, uno de los protagonistas más carismáticos de Vikings.

¿Cómo llegar a Skógafoss?

La catarata se ubica al sur de Islandia, a tan solo dos horas de la capital, por lo que hay varias maneras de llegar hasta Skógafoss.

El modo más cómodo y sencillo de visitar Skógafoss es reservar una excursión organizada por la costa sur de Islandia, parando en lugares como Seljalandsfoss o la propia Skógafoss. Si optáis por esta opción, podéis reservar el tour en nuestra página web:

Otra forma de ir a Skógafoss es alquilar un coche y conducir por la Ring Road hasta el pueblo de Skógar, donde podréis ver indicaciones hasta la cascada de Skógafoss.

La última forma de llegar a Skógafoss desde Reikiavik es el autobús, pero resulta inviable ya que es necesario cambiar de autobús en más de una ocasión y el tiempo del trayecto puede llegar hasta las cinco horas.