Hólmavík

Aunque no supera los 400 habitantes, Hólmavík es uno de los mejores lugares para reponer fuerzas en alguno de sus restaurantes tradicionales y repostar gasolina antes de continuar la ruta por los Fiordos del Oeste.

Hólmavík es una de las poblaciones más destacadas de los Westfjords, pese a su pequeño tamaño escasa población. A pesar de ello, sus vistas privilegiadas del fiordo Steingrímssfjörður y, sobre todo, su amplia oferta de servicios en comparación con otras localidades de la zona hace de Hólmavík una parada recomendable en los Fiordos del Oeste.

Además de pasear por su modesto centro histórico y su puerto o subir hasta la iglesia principal de Hólmavík, con una curiosa arquitectura y excelentes vistas del pueblo, otro de sus grandes atractivos son las historias sobre brujería que circulan en torno a Hólmavík y los Westfjords

Museo de la Brujería y la Hechicería de Islandia

Este museo puede resultar de gran interés para todas aquellas personas que estén interesadas en la cultura popular, las leyendas y los misterios. A lo largo de sus dos plantas, los visitantes descubrirán más de veinte objetos y recreaciones que les transportarán hasta la parte más oscura de la historia de Islandia: la Edad Media y la caza de brujas.

Esos siglos, donde la hechicería se mezclaba con antiguos ritos vikingos, resultan especialmente convulsos en los Fiordos del Oeste: más del 80% de los casos registrados sobre brujería en Islandia tuvieron lugar en esta región.

Los objetos expuestos, donde destacan los “necropantalones” (unos pantalones que utilizaban los hechiceros de la época hechos con piel humana) o un cuenco ritual de época vikinga, no llaman demasiado la atención ya que, a excepción de este último, son recreaciones fabricadas en la actualidad. No obstante, su historia sí logra despertar la curiosidad de los visitantes y hacen de él uno de los lugares imprescindibles que ver en Hólmavík. De esta manera, visitar el Museo de la Brujería y la Hechicería es una forma ideal de conocer el lado más oscuro y misterioso de Islandia y, concretamente, de los Westfjords.

¿Cómo llegar a Hólmavík?

Es posible llegar a Hólmavík utilizando dos medios de transporte: el autobús y el coche. En el primer caso, existen autobuses que van desde Reikiavik hasta Hólmavík, pero la larga duración del trayecto (más de siete horas) y el hecho de que es necesario cambiar de autobús en hasta cuatro ocasiones hacen de esta una opción poco recomendable.

Por tanto, la forma más viable de llegar a Hólmavík desde Reikiavik u otras ciudades, como Akureyri, es con un coche de alquiler. El camino hasta Hólmavík se encuentra perfectamente asfaltado. Se puede llegar hasta allí a través de la Ring Road, tomando un desvío para conducir por la carretera 68 durante aproximadamente 100 kilómetros.