Borgarfjordur Eystri

Borgarfjordur Eystri se ha convertido en un destino muy popular en Islandia por ser uno de los mejores lugares para ver frailecillos en Islandia.

Borgarfjordur Eystri es una pequeña aldea del este de Islandia con apenas 100 habitantes. Este diminuto pueblo parece encontrarse escondida tras largas y serpenteantes carreteras de grava con unas espectaculares vistas a las montañas, fiordos y al Océano Atlántico.

Al llegar, el halo de misterio continúa envolviendo al visitante ya que su principal atracción no se encuentra a simple vista. Para llegar hasta Hafnarhólmi, una de las principales reservas de frailecillos de Islandia, es necesario continuar conduciendo durante aproximadamente cinco kilómetros siguiendo los carteles.

Hafnarhólmi, el lugar ideal para ver frailecillos en Islandia

La reserva de frailecillos de Hafnarhólmi es uno de los lugares idóneos para disfrutar del avistamiento de frailecillos en Islandia. Los frailecillos, también conocidos como puffins, campan a sus anchas por este peñasco y se dejan ver desde cerca con bastante facilidad.

Por otra parte, Hafnarhólmi cuenta con una caseta de avistamiento de pago, desde la cual se puede ver a los frailecillos cómodamente sin perturbar su hábitat natural desde unas ventanas. Esta caseta es también ideal para aquellos días desapacibles o lluviosos, pues se puede observar a estas inconfundibles aves resguardados bajo techo.

Por último, en Hafnarhólmi también se pueden ver otras aves marinas además de los frailecillos, como gaviotas o fulmares.

Mejor época para ver frailecillos

La mejor época para ver frailecillos en Borgarfjordur Eystri es entre mediados de abril y mediados de agosto, cuando el clima de Islandia es más suave, ya que pasado ese tiempo emigran en busca de territorios más cálidos.

Precio

Caseta de avistamiento de frailecillos en Hafnarhólmi: 500 ISK.